¿Buscas una web barata? Esto te interesa.

Si alguna vez has buscado soluciones para crear tu web seguro que te habrás encontrado con ofertas casi imposibles de rechazar. Por ejemplo: “Tu web por 250 euros“. ¿Pero dónde está el truco?

En este artículo os explicamos dónde está la trampa de las “webs baratas” y por qué en realidad salen tan caras.

1. ¡Sorpresa! Tu web no es tuya.

 Una de los problemas más frecuentes que te encontrarás al contratar una “web barata” es que ni el alojamiento ni el dominio estarán a tu nombre. Por tanto:

– Las facturas no estarán a tu nombre, por lo que no podrás desgravarte nada.

– No sabrás qué tienes contratado, ni el coste real del alojamiento y dominio.

– La empresa de “webs baratas” te cobrará por un servicio, que en realidad te sub-alquila y con el que no podrás interactuar.

– No tendrás control sobre tu web, ni podrás administrarla ya que no tendrás acceso al panel de control ni al área de administración del alojamiento.

– Cuando quieras cambiar cualquier cosa tendrás que pagar y atenerte a las condiciones que te impongan, o perderás tu web.

2. ¿Web insegura? Problema asegurado.

Cuando contratas una “web barata” estás renunciando a unas condiciones mínimas de seguridad.

– Tu web estará alojada en un hosting de dudosa calidad, lento e inseguro.

– Google te sancionará por no cumplir con las exigencias de seguridad mínimas.

– Tus contraseñas serán fáciles de descifrar, o simplemente no se te entregarán.

– No tendrás acceso a las copias de seguridad. Y si las quieres tendrás que pagar.

– El navegador alertará a tus clientes de que tu web es insegura y darás una imagen poco fiable.

3. ¿Web lenta? Estás perdiendo clientes.

Una “web barata” jamás estará optimizada, ya que la optimización requiere de conocimientos técnicos y más horas de trabajo que nunca asumirán por ese precio.

– Si tu web es lenta tus clientes se marcharán sin ver tus productos o servicios.

– Las imágenes serán pequeñas y de mala calidad, o demasiado lentas para cargar.

– Tu web pesará demasiado y te quedarás más de una vez sin servicio.

– La lentitud de tu web se multiplicará al acceder desde una tablet o móvil.

– Google también te penalizará al tardar demasiado en acceder a tu web.

4. ¿Necesitas un diseño original? Serás uno más.

 Si algo caracteriza a las “web baratas” es una imagen poco cuidada o carente de personalización.

– Utilizarán plantillas gratuitas que no te permitirán personalizar tu web.

– Tendrán un estilo poco cuidado y sin atención a los detalles.

– Si les proporcionas tus fotos no se molestarán en retocarlas para hacerlas más atractivas.

– No harán un trabajo de diseño gráfico para adaptar tu logo o imagen a los distintos formatos.

– En definitva, tu web será un simple clon de cualquier otra.

5. ¿Quieres una web adaptada a móviles? Tendrás que hacer la vista gorda.

La mayoría de tus clientes verán tu web a través de su móvil o tablet, ¿pero qué harás si tu web no está adaptada?. Al contratar una “web barata”:

– Tu web no estará adaptada a móviles y tablets.

– Tus clientes tendrán dificultades para visitar tu web.

– Las proporciones de las imágenes serán incorrectas.

– El tamaño del texto no se adaptará, dificultando su lectura.

– Tu web no estará optimizada para móviles, por lo que resultará lenta y pesada.

6. ¿Sin textos legales? La multa la pagas tú.

 Las “webs baratas” no se van a preocupar de incluir los textos legales en tu web. Pero las consecuencias son graves y tú tendrás que asumirlas.

En este tipo de “webs baratas” jamás encontrarás los textos legales obligatorios por ley.

Las multas por carecer de textos legales en tu web arrancan en 600 euros y pueden llegar hasta 300.000 euros en los casos más graves.

7. ¿Usas correo corporativo? De migraciones ni hablamos.

Si ya tienes una web seguramente tendrás una o varias cuentas de correo corporativo. Por ejemplo: minombre@miempresa.com.

Y como es normal querrás conservar todos tus correos, pero… ¿crees que con esos precios te ofrecerán un servicio de migración de correo?

Por supuesto que no. Y si quieres que lleven tus mensajes al nuevo alojamiento tendrás que pagarlo aparte. Lo que supondrá un sobrecoste importante y ya no te parecerá tan barato.

Conclusión: lo barato sale caro.

Estas son sólo 7 razones por las que una “web barata” te puede salir cara, pero hay muchas más.

Si quieres evitar perder clientes, tiempo y dinero te aconsejamos que contrates un servicio de calidad.

En webapunto.com somos profesionales y nos tomamos muy en serio nuestro trabajo. Nuestra meta es la satisfacción del cliente.

Y ahora que lo sabes:

¿Pondrías en riesgo la imagen de tu empresa por ahorrar unos cuantos euros?

 


Para estar al día de todas nuestras novedades y artículos puedes seguirnos a través de nuestra página de Facebook.

¿Necesitas una web profesional que puedas gestionar tú mismo?

Cuenta con nosotros! Crearemos tu web y te enseñaremos a gestionarla en sólo unas horas. Contacto.